domingo, 31 de julio de 2011

Clásicos del Puerto de Tenerife: ACHILLE LAURO

El Achille Lauro es uno de esos barcos que estilizaron el horizonte del puerto de Santa Cruz de Tenerife con sus visitas. Todo el que lo conoció lo quería y, sin duda alguna, nuestro puerto lo echa de menos.

Achille Lauro
Viajar en el Achille Lauro es remontarse a otra época en la que los cruceros eran productos de superlujo, con una oferta corta, unos precios altísimos y en definitiva una forma de viajar distinta a la de ahora, ya que entonces las comodidades estaban más fuera del camarote que dentro. Barcos pequeños de 25.000 TRB, 700 pasajeros, camarotes con literas como si fueras en el Manuel Soto, un servicio de primera... eran los puntos fuertes de una forma de viajar elitista. Todo el que viajó en él recuerda la canción de la Nave Blu que sonaba a la salida de cada puerto, el eterno capitán del Achille Giuseppe Orsi que siguió siéndolo de MSC tras la desaparición de Starlauro, el salón Scarabbeo en popa con su té de la tarde y el Bingo, el salón Arazzi en proa donde Tony Martin servía de anfitrión del barco por las noches, sus Karaokes (novedad en ese momento), el buffet temático de medianoche que copaba uno de los laterales de cubierta, concursos de Miss Bikini en el Lido, tiro al plato en la piscina, el cine donde ponían películas del momento en todos los idiomas (incluso se permitían el lujo de poner la película de Burt Lancaster sobre el secuestro del Achille Lauro rodado a bordo), la discoteca en popa... Todo el que viajó en él se sentirá ligado por siempre a la historia de este barco.
Construido en astilleros holandeses, el Achille Lauro, que fue botado como Willem Ruys, estuvo marcado desde sus inicios y durante todas su singladura por episodios de mala suerte. Como males menores una colisión con su compañera de fatalidades "Oranje" (posteriormente Angelina Lauro), otra colisión con el carguero Youseff, y la quiebra de la Flotta Lauro, que llevó al Achille en 1982 al puerto de Tenerife cuando se encontraba en medio de uno de sus viajes. De Tenerife no volvió a salir hasta pasado un año al ser embargado y retenido por una resolución judicial debido a la falta de pago de su armador con una compañía de contenedores alemana y sus propios tripulantes, a la cual se sumaron más adelante deudas con Cepsa y la propia Junta del Puerto por la estancia. Tal fue el escándalo en Italia que el propio gobierno tuvo que salir al rescate de la naviera, que incluso se planteó la subasta del Achille.

Carta del Bar del Achille Lauro


Yo era pequeño cuando el Achille Lauro fue nuestro inquilino permanente en el Puerto de Santa Cruz de Tenerife. Su eterna silueta de doble chimenea alada se hizo tan común en nuestro paisaje como puede ser el Teide. El buque quedó con una dotación mínima de 50 tripulantes durante el embargo con el fin de no dejarlo abandonado en puerto ajeno y mantenerlo habitado. Una vez agotadas las provisiones del barco, y con la naviera debiéndoles la mayor parte de sus salarios, los pobres marineros recurrieron al pueblo de Santa Cruz de Tenerife, que les demostró su solidaridad llevándoles comida, ropa y otros enseres. Esta actitud de los ciudadanos creó un vínculo eterno con el Achille Lauro que unió el destino de la gran nave azul a los corazones de los tinerfeños.

El Achille Lauro salió de Tenerife en 1983 y quedó paralizado en Génova durante un tiempo, hasta que volvió al mercado de cruceros pensando que lo peor que tenía que pasar ya había sucedido, pero no fue así. En octubre de 1985, el Achille Lauro, que estaba inmerso en uno de sus viajes más populares por el Mediterráneo, hacía escala una la mañana en Alejandría para desembarcar a los pasajeros que hacían la excursión de El Cairo y las Pirámides, y recogerlos a la noche en Port Said, en la desembocadura del Canal de Suez. Ese intervalo de tiempo de un puerto a otro, y teniendo en cuenta que el barco quedaba prácticamente vacío por la popularidad de esa excursión, fue aprovechado por el Frente de Liberación Palestino para secuestrar el Achille Lauro y exigir la liberación de medio centenar de presos. Tras varios días de negociaciones y el asesinato por parte de los terroristas del pasajero discapacitado Leon Klinghoffer, al que tiraron por la borda según relatos de los propios terroristas, abandonaron el barco y el país en avión junto con el que se creía el cerebro de la operación Abu Abbas. Más adelante el avión fue obligado a aterrizar en Sicilia, creando un incidente internacional entre EEUU e Italia, al reclamar ambos los derechos sobre los terroristas. Finalmente fueron tomados bajo custodia de los italianos, pero no así Abbas, que pudo continuar viaje.

Pasaje del Achille Lauro
Desde ese momento STARLAURO se hizo cargo de la Flotta Lauro y con el Achille Lauro como estrella, gozó de unos años tranquilos con un color en el casco más azul oscuro, navegando por el mediterráneo en verano saliendo de Barcelona y partiendo hacia Australia en invierno. Precisamente en uno de estos viajes hacia el otro continente, el destino terminó cazando definitivamente al Achille Lauro en noviembre de 1994, cuando se declaró un virulento fuego a bordo mientras viajaba por las costas de Somalia. Tras abandonar la nave, siendo rescatados sus ocupantes por un carguero que se encontraba en las proximidades, el Achille Lauro lucho tres días contra su destino (similar al ocurrido con el Angelina Lauro en St. Martin). En ese momento, mientras unos remolcadores intentaban llevarlo a puerto, el Achille terminó por hundirse debido a la gran escora a babor que le lastraba por la acción del fuego y el agua.
Este fue el final de la gran nave blu y el fin de los buques clásicos ya que a partir de ese momento empezaron a surgir los grandes cruceros que conocemos en estos momentos, algunos de los cuales como el Costa Clasica, el Grand Princess, Legend of the seas... siguen hoy en día entre la oferta de cruceros de las compañías.
ENLACES:

Album de recuerdos originales del Achille Lauro
Video del Incendio y Evacuación
Achille Lauro
Secuestro del Achille Lauro

La película : Voyage of Terror (The Achille Lauro Afair) 1990. La verdadera la protagoniza Burt Lancaster que encarna a Leon Klinghoffer y está rodada abordo con tomas reales de los camarotes y salas.

La canción:

La nave blu
gira per il mondo
scivola sull'onda
come un Delfino fila e va

E'un sogno viaggiare
E'un piacere ritornare
sull' Achille
Re del mar!

La nave blu
dall ' Europa all Australia
per i mari ovunque va
Achille, I say Goodbye

No hay comentarios:

Publicar un comentario